Saltar al contenido
Revista y blog de viajes

Los museos más extraños de Francia

Como todos imaginamos existen lugares de los más curiosos en el mundo, ahora le toca el turno a los museos de Francia y no pueden llegar a imaginarse las extrañezas que se encuentran en algunos de los museos más curiosos de este país.

A continuación vamos a repasar los museos que más captaron nuestra atención y vamos a contarte de qué se tratan estos lugares:

– El Museo de la Sal: Si, como escuchas, en Francia hay todo un museo dedicado a la sal, este recurso mineral que se encuentra en muchas partes del mundo tiene su lugar en este museo de una manera muy particular. Los fines de este museo son completamente pedagógicos y en él se recrea todo el funcionamiento de una salina natural.  Aquellos que estén interesados en la historia de la sal también podrán descubrir todos los mecanismos de extracción que existieron de este recurso a lo largo de los años.  El Musée du sel se encuentra en Salies-de-Béarn.

– El museo de los juguetes: Suena como el lugar favorito de cualquier niño, pero lo cierto es que este museo fue creado por una mujer que como ella misma se define “nunca perdió su niña interior”.  Toda la colección que puede verse en el museo pertenece a esta mujer, a su familia y a muchas adiciones interesantes que se fueron dando con los años. Muy recomendado para aquellos que quieran hacer un viajecito mental a su pasado y recordar su infancia de la mejor manera.  El museo de los Juguetes o Musée du Jouet lo podéis encontrar en la siguiente dirección:

MUSEE DU JOUET   5 rue du Murgin   39260  MOIRANS-EN-MONTAGNE

© Musée du Jouet

 

– El museo de las canicas (Billes et traditions): Otro museo que resulta un destino ideal para los niños y niñas, este lugar que es una ex fábrica de Canicas ahora tiene en exposición sus creaciones más destacadas y todo un lugar ideal para aquellos que jugaron en su niñez con estas pequeñas bolitas.  Se encuentra en Mirabel et Blacons.